Libros Cris Ginsey

Raven y Alexa se conocen en la universidad, ambas con la misma edad. Alexa está loca por ella, pero ve a la chica castaña inalcanzable. Raven está confundida con sus propios sentimientos, pero le gusta cómo se siente cuando aquella joven de ojos verdes está cerca.
¿Logrará el ambiente navideño cambiar sus puntos de vista y acercarlas hacia su destino? ¿O será imposible?

Una extraña obsesión fruto del hallazgo fortuito de un diario en un campamento de verano a la edad de 15 años, deja el nombre de su autora, «Claire Lewis», irremediablemente grabado en la memoria de Ashley. Un primer flechazo adolescente que la volvió loca por una chica a la que sólo conocía a través de sus palabras.
Han pasado doce años y ya poco queda de aquel amor de verano. Ashley no se puede quejar de cómo le van las cosas, pero su vida da un giro inesperado cuando, una tarde cualquiera, la chica a la que lleva viendo un par de semanas paseando por el parque que ella frecuenta con su perro se le presenta como «Claire Lewis».
Todos hemos oído hablar del «amor a primera vista», pero… ¿existe el «amor a primeras palabras»?

                 
Su encuentro fortuito en un parque da la oportunidad a Ashley de conocer en persona a la chica con cuyo nombre se obsesionó en un campamento de verano a los quince años. A pesar de que ambas tienen pareja, lo que empieza siendo una amistad termina convirtiéndose en algo mucho más profundo que un flechazo adolescente. En un intento por simplificar las cosas, Ashley las complica aún más cuando decide entregarle a Claire el diario y su vieja camiseta.
En Cosas del destino: El efecto mariposa, Claire se encuentra cara a cara con una realidad inesperada en la que deberá tomar decisiones que podrían cambiar el curso de su vida. ¿Qué pesará más? ¿Su relación con Nick o lo que podría ser con Ashley? ¿Quién decidirá ser? ¿La Claire Lewis de siempre o la que puede ver reflejada en los ojos de la veterinaria?
Una mariposa batió las alas en un campamento de verano en 2008 y en 2020 los cimientos de las existencias de Claire y Ashley se tambalean.

Nora se acaba de mudar a un nuevo edificio y empieza una vida independiente tras haber compartido piso durante años con sus dos mejores amigas. A priori parecía el sitio ideal: un lugar silencioso en el que poder dedicarse a sus cuadros y preparar una nueva exposición para la galería en la que trabaja.
Kate lleva viviendo años en ese mismo edificio y ninguno de sus vecinos se ha quejado nunca por el trabajo que realiza: componer canciones. La primera le llega de la chica nueva, justo desde la puerta de enfrente, ya que parece no soportar el «ruido» que hace.
Aunque las dos vecinas no tengan nada en común, tal vez el tiempo les lleve a descubrir que la tentación no solo vive arriba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.