Libros Anna Pólux

Cosas del destino: El diario de Claire Lewis.

Una extraña obsesión fruto del hallazgo fortuito de un diario en un campamento de verano a la edad de 15 años deja el nombre de su autora, «Claire Lewis», irremediablemente grabado en la memoria de Ashley. Un primer flechazo adolescente que la volvió loca por una chica a la que sólo conocía a través de sus palabras.

Han pasado doce años y ya poco queda de aquel amor de verano. Ashley no se puede quejar de cómo le van las cosas, pero su vida da un giro inesperado cuando, una tarde cualquiera, la chica a la que lleva viendo un par de semanas paseando por el parque que ella frecuenta con su perro se le presenta como «Claire Lewis».

Todos hemos oído hablar del «amor a primera vista», pero… ¿existe el «amor a primeras palabras»?


 

Cosas del destino (II): El efecto mariposa.

Su encuentro fortuito en un parque da la oportunidad a Ashley de conocer en persona a la chica con cuyo nombre se obsesionó en un campamento de verano a los quince años. A pesar de que ambas tienen pareja, lo que empieza siendo una amistad termina convirtiéndose en algo mucho más profundo que un flechazo adolescente. En un intento por simplificar las cosas, Ashley las complica aún más cuando decide entregarle a Claire el diario y su vieja camiseta.

En Cosas del destino: El efecto mariposa, Claire se encuentra cara a cara con una realidad inesperada en la que deberá tomar decisiones que podrían cambiar el curso de su vida. ¿Qué pesará más? ¿Su relación con Nick o lo que podría ser con Ashley? ¿Quién decidirá ser? ¿La Claire Lewis de siempre o la que puede ver reflejada en los ojos de la veterinaria?

Una mariposa batió las alas en un campamento de verano en 2008 y en 2020 los cimientos de las existencias de Claire y Ashley se tambalean.


 

El Plan C.

Sandie Davies y Elizabeth Cooper trabajan juntas en una revista para mujeres lesbianas y bisexuales y, a pesar de que Sandie tiene al resto de compañeras de plantilla encandiladas por su encanto natural, Elizabeth parece ser tristemente inmune a sus efectos, podría incluso decirse que la odia un poquito. Su carácter extrovertido y despreocupado le pone de los nervios, y esa fama de sex symbol que arrastra a sus espaldas le da alergia en cantidades industriales. Ella es meticulosa, ordenada y organizada hasta la médula y la colisión de opuestos que le supone compartir un mismo espacio-tiempo con Sandie le sube las catecolaminas a lo bestia.

De pronto surge la historia perfecta para un artículo que las embarca a ambas en un viaje con destino: un pueblo perdido de Kansas. Tendrán una semana para descubrir que, a veces, lo que realmente necesitas es dejar que la vida te sorprenda. Porque hay muchas cosas que no se ven si no te acercas lo suficiente.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.